Qué lindo, qué bonito. Era. Y qué triste, qué matador. Es.

Sí, porque antes, el silencio entre nosotros era nuestra forma de entendernos. Era precioso, estabamos a gusto, era como mejor nos sentíamos. La respiración del otro nos bastaba. Y qué triste, porque ahora el silencio hace que escuche esa respiración, y que la sienta lejana. Porque antes, solo era una música para mis oídos. Porque se convirtió en una sensación sobre mi piel. Y porque ahora no puede seguir siendo mas que una música lejana.

Qué triste, ¿no? Y qué bonito a la vez, echarte de menos. Sí… Hacía rato que no sentía la necesitad tan brutal de estar cerca de alguien.

Qué lindo, qué triste, el silencio. Su sonido. Su ausencia, y su presencia. Qué bonito que es; y qué triste me vuelve. Porque mi último gran silencio, fue aquél que compartimos, acurrucados, el uno al lado del otro, solos, en la noche… Aquel silencio que me adormiló por completo… aquel silencio que tardará en repetirse…

Qué bonito, qué matador. ¿ No? Esperarte.

One thought on “the sound of silence

  1. Que bonito, que matador, tu llanto digo. Llorame las lagrimas en una botellita, que te quiero beber.

    Sonríe, reina. Lo mejor está por llegar.
    …<3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *