Cerró el libro tras leer dichas palabras, y miró a través de la ventana, al cielo, a la luna, a aquellas nubes que merodeaban intranquilas, inseguras por aquel mar azul. Deslizó su mirada por un alto pino que unía ese espléndido cielo a la tierra, y, observando la oscuridad y la negrura del polvo, se imaginó debajo de él. Cubierta, por completo, por aquel manto; posada, silenciosamente, en aquella oscuridad. Paz. Sólo Paz. Y deseó poder estar ahí, pues era el único lugar donde volvería a encontrarla. El único sitio en el que su alma se sentiría como en casa. «¿Porqué me dejaste ir?»

Decidió salir, bajó las escaleras que un día compartieron, y atravesó la puerta. Se acurrucó al lado de la tierra, y se volvió a imaginar cubierta por ella. La acarició, la penetró. Finalmente, se tumbó sobre ella y reposó, intranquila. El frío la atormentaba, a la par que le ofrecía su compañía. Pues sólo la naturaleza estaba a su lado, porque uno no puede escapar de ella, porque ella no puede escapársenos a nosotros. Sí, su compañía sólo podía estar ahí por obligación… ¿Porqué estaría sino? Si ya no hay nadie que piense en ella cerca suyo, solo la tierra que busca abrazarla en su manto, que quiere enterrarla y fusionarse con ella… Solo ella. «¿Porqué me dejaste ir?»

Miró la tierra. Miró el cielo. Y volvió a bajar su mirada. La luna se había escondido, no quería ser testigo. Aún así, le concedió una lágrima, y una botellita de cristal donde guardarla. Así lo hizo ella, y, depositándola junto a su mar de tierra, dejó su carta. La tierra se abrió para ella, y se dejó caer.

La luna le había otorgado la botella, mas la tierra celosa, la ocultó con su manto, junto a la carta; pues a nadie ya podía pertenecerle ella más que a la Tierra misma.

Con el paso del tiempo apenas se pudieron leer las palabras de la chica de la sonrisa rota: «Y aunque ya no me quede nada, te doy mis lágrimas que siempre fueron tuyas, pues solo sé llorar por ti». En la botella, se veía, con letra infantil, escrito: «bébeme».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *