Ayer 22 de noviembre tuvo lugar una conferencia en la Universidad Nebrija, organizada por el Club de Diseño, en la que Raúl Lázaro presentó su trabajo. Esto es lo que contó.

autoretratoroto

Raúl Lázaro es un arquitecto que actualmente se dedica al mundo del diseño gráfico. Entre otras cosas, trabaja con collages y cartelería, y ha publicado un libro llamado “Síndrome de Diógenes”, una recopilación de sus collages y dibujos, que, haciendo justicia a su título, resultan ser ideas desordenadas que paseaban por su cabeza.

Es difícil poner orden a las ideas que hay detrás de cada una de sus obras: realiza búsquedas, pero también los intereses por ciertas cosas parecen juntarse, y las imágenes riman sin saber muy bien por qué.

En la conferencia que tuvo esta mañana lugar en la universidad, hemos repasado sus collages y sus carteles, así como una serie de desplegables y tipografías por las que ha manifestado particular interés (por sus formas, que, en si mismas, son reconocibles más allá de la escritura). Además, hemos podido ver un vídeo con las ilustraciones y collages de su libro.

Collages

Es la raíz principal de donde sale todo. Los realiza a mano, para poder disfrutar de las texturas, así como de las sombras que se producen entre distintos elementos del collage. Por ello también prefiere fotografiar sus trabajos en lugar de escanearlos, pues les da el volumen que realmente tiene en lugar de convertirlos en algo totalmente plano.

La idea del collage surgió como respuesta a la transición de lo analógico a lo digital. La adaptación fue inevitable para su generación, pero fue un paso complicado, puesto que se perdieron muchas cosas por el camino.

Entre sus diferentes series de collage, destacaría las Ciudades Incompletas, donde se subraya el concepto de ciudad siempre en construcción, que no se sabe cuándo estará acabada. Raúl Lázaro comentó sobre esta serie que siempre utilizó papel milimetrado, y que esto fue un descubrimiento realizado a posteriori. Lo utilizó para atar los elementos, pero también es una forma de refererirse a ese mundo analógico que se está perdiendo. La Ciudad Flotante es la obra que concluye esta serie, donde aparece una ciudad artificial, como aquella que uno se crea al recorrer las diferentes zonas de la ciudad donde uno vive.

ciudadesflotantes

También ha realizado una serie de collages minimalistas, donde destaca la esencia del dibujo en sí. El minimalismo no es algo que todo el mundo pueda expresar, pues existe un cierto miedo al vacío. Raúl considera que este tipo de collages sería el equivalente al cuento (que, según sus propias palabras, tiene por objetivo “noquear al lector”) frente a la novela.

Carteles

Los carteles, a diferencia de los collages, pretenden ser más directos: no se deben dejar cosas entre líneas. Es el resultado de una imagen directa y la elección de una tipografía adecuada.

Entre sus carteles se encuentra el ganador al Concurso de Carteles Contra la Violencia de Género, un cartel que no supo abordar en un primer momento, cansado de los tópicos y de las imagenes poco atractivas. Fue gracias a un trabajo en pararlelo, sobre tipografías, que halló el modo de crear un cartel para la ocación: un cartel que expresara el anonimato de la mujer, con una imagen más sutil.

cartelwinp

Desplegables

Otro proyecto interesante de Raúl Lázaro es el de los Paisajes Portátiles, creado a partir de la idea del collage. El proyecto consiste en paisajes para llevar en el bolsillo, una ciudad artificial, personal, que no aparece en los planos.

paisajeportatil

Más información sobre Raúl Lázaro y sus trabajos, se puede encontrar en su web, Escuela de Cebras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *