Y seguimos de estreno, hoy, con un clásico. Un clásico mío, digo: el brownie de dulce de leche. Sencillo, rápido y absolutamente perfecto.

Seguramente ya sabes qué es un brownie, pero lo contaré de todas formas: es un bizcocho de chocolate típicamente estadounidense, llamado así por su color marrón y que normalmente se sirve en pequeñas porciones. Lo característico de un brownie es que no lleva levadura, y es muy común que lleve nueces en su interior.

Mi brownie no lleva nueces ni ningún tipo de fruto seco: lleva dulce de leche. La verdad es que el gusto por los frutos secos en los postres lo fui perdiendo con los años, porque siempre había alguien alérgico o a quien no le gustaban.

Llevo varios años preparando este brownie, así que la verdad es que no tengo ni idea de dónde conseguí la receta la primera vez, pero cuando descubrí que podía mezclar el mejor postre del mundo con el mejor dulce del mundo… No lo dudé ni un instante.

140205-brownie

Brownie de dulce de leche (12 porciones).

    • 100 g mantequilla cortada en pedazos
    • 170 g chocolate
    •   30 g cacao en polvo
    •     3 huevos
    • 150 g azúcar
    • 1 cdita de vainilla líquida
    • 100 g harina
    • 150 g dulce de leche

Empezamos precalentando el horno a 180ºC, y preparando, además de los ingredientes, un molde de unos 20 cm engrasado y enharinado.

Se derrite la mantequilla a fuego lento junto con el chocolate, removiendo hasta que se mezclen. Una vez homogeneizada la mezcla, se retira del fuego y se añade el cacao en polvo tamizado, para obtener una mezcla suave.

Vamos agregando los huevos uno a uno, batiendo la mezcla para integrarlos, y a continuación se añaden la vainilla, el azúcar y la harina, mientras se mezcla.

Hay diferentes formas de integrar el dulce de leche en la receta. Una opción es añadirlo en este punto, derretido, y mezclarlo con la masa. De esta forma el brownie quedará más suave y es más cómodo de servir en pequeñas porciones en algún evento o fiesta (no resultará tan pegajoso). Si se hace de esta manera, se procederá a rellenar el molde con la masa resultante.

También se puede añadir el dulce de leche alternándolo en el molde con la masa. Así el sabor será más intenso pero heterogéneo. Para rellenar el molde entonces se coloca la mitad de la mezcla y se esparce la mitad del dulce de leche sobre la masa. Se añade otra capa de masa y finalmente otra de dulce de leche.

En ambos casos se horneará durante 35 a 45 minutos, o hasta que el centro esté firme. Entonces se retira del horno y se deja enfriar antes de desmoldar y cortar.

Para terminar y darle un toque de color, se puede decorar con dulce de leche.

¡ÑAM!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *