La verdad que no es que tenga un nombre muy apetecible, la pasta de cigarrillo. Pero es una pasta con la que se preparan tulipas y otros crujientes para postres, que también sirve para decorar los bizcochos antes de hornear. Claras de huevo, azúcar, harina y mantequilla a partes iguales, colorantes y pulso es lo único que hace falta para poder realizar decoraciones directamente sobre los bizcochos. Así, la decoración de la tarta ya estará preparada desde el principio.

pasta-de-cigarrillo-3

Pasta de cigarrillo
(decora varias planchas de bizcocho…)

    • 30 g clara de huevo (1 unidad)
    • 30 g azúcar
    • 30 g harina
    • 30 g mantequilla
    •          colorantes alimenticios, cacao.
    •          masa de bizcocho (el que se quiera decorar)

Para preparar la pasta de cigarrillo que nos permitirá decorar planchas de bizcocho, mezclamos los ingredientes en el orden dado, es decir: a la clara de huevo se le añade el azúcar, posteriormente la harina tamizada y finalmente la mantequilla fundida.

Cuando todo esté bien mezclado, podemos separar en diferentes recipientes de color, para poder obtener tonos diferentes, o incluso añadir cacao en polvo para obtener un color marrón oscuro o negro, según la cantidad que se añada.

pasta-de-cigarrillo-2

Con ayuda de un cornet o una manga pastelera, se dibuja sobre un papel de horno la decoración que vaya a llevar el bizcocho. Siempre será más fácil si ya tenemos la decoración pensada de antemano, pero también se puede improvisar.

Si lo que queremos es calcar un dibujo, es importante que esté invertido (sobre todo si queremos incluir letras), ya que en el resultado final, la imagen se verá al revés. Para calcar, colocamos la hoja a copiar debajo del papel de horno y simplemente seguimos los trazos de colores.

Una vez listo el dibujo, lo congelamos, para que quede bien firme. Entonces podemos ponernos a preparar el bizcocho que irá decorado. Hay que tener en cuenta que si el bizcocho es oscuro (por ser de canela o chocolate, por ejemplo), algunos colores pueden no notarse, por lo que es importante jugar con los contrastes.

Una vez esté la masa del bizcocho lista, se vierte sobre el papel de horno dibujado y congelado, repartiéndola de forma uniforme para obtener una plancha de bizcocho del grosor que deseemos. Coceremos el bizcocho según indique su receta, durante el tiempo y a la temperatura que sea necesario.

pasta-de-cigarrillo-4

Cuando el bizcocho esté frío, estará listo para ser rellenado (si se trata de un brazo gitano) o para ser cortado y formar una tarta. Y, si nos ha sobrado pasta de cigarrillo, siempre se puede estirar en un papel de horno y cocer a 180ºC durante 4 ó 5 minutos, para obtener un producto crujiente perfecto para acompañar postres.

pasta-de-cigarrillo-5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *