Las pastas son mi perdición, así que no debería sorprenderte encontrar muchas (¿demasiadas?) recetas de pastas por aquí.

Estas en concreto son unas pastas sablé de almendra que suelo hacer a la par que las pastas sablé que solo llevan claras, aprovechando que esta receta solo requiere yemas…

#Homemade #Sweetoftheday Pastas sablé de almendra.

Una foto publicada por @lagatahona el

Pastas sablé de almendra
(30 unidades).

    • 250 g harina
    • 150 g mantequilla blanda
    •   75 g azúcar glas
    •         1 yema
    •   25 g almendra en polvo
    •            sal
    •            ralladura de limón

Empezamos formando un volcán con la harina e introduciendo en el centro los ingredientes. Es importante que la mantequilla no esté líquida sino muy blanda (podemos ablandarla con el calor de nuestras propias manos) porque sino crearía una película impermeable alrededor de la harina y no dejaría a la pasta homogeneizarse correctamente. Podemos realizar pastas de chocolate también, sustituyendo 50 gramos de harina por 50 gramos de cacao en polvo.

Amasamos hasta que quede todo homogéneo y dejamos que reposen un mínimo de 20 minutos antes de formar.

Tras el reposo, estiramos la pasta hasta alcanzar medio centímetro de espesor y cortamos con nuestro corta pastas favorito.

pastas-de-almendra-01

Pintamos con huevo las pastas y, si lo deseamos, pegamos en el centro frutos secos o guindas. Yo utilicé almendra troceada, pero solas están deliciosas también…

Las pastas se cuecen a 170ºC durante 15 minutos,o hasta que notemos que empiecen a dorarse los bordes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *